Cine e Historia: Jojo Rabbit

jojo rabbit

El cine es un buen medio para aprender historia. Siempre encontramos errores y concesiones a la ficción, pero nos hace pensar y tener curiosidad por saber más. Hoy queremos utilizar una película como pretexto para hablar de algunas cuestiones históricas. El largometraje en cuestión es Jojo Rabbit. Este film trata de un niño, miembro de la sección infantil de las Juventudes Hitlerianas cuyo amigo imaginario es Adolf Hitler. Un día descubre que su madre oculta a una niña judía. Eso le lleva a cuestionarse sus ideas. Se trata de una sátira sobre el odio y la guerra, así como de un canto al amor. Avisamos de que en este post puede haber spoilers. Dicho esto, vamos al artículo. Preparaos, porque hoy hablamos del nazismo y de la caída de Hitler.

Las juventudes hitlerianas

La primera cuestión histórica a resaltar de la película es su sátira de lo que fueron las Juventudes Hitlerianas. El protagonista de la cinta, Jojo Rabbit, es miembro del Deutsches Jungvolk, la sección infantil de las Juventudes Hitlerianas. La cinta retrata en tono de humor la manipulación y la propaganda a la que los niños eran sometidos durante el régimen nazi. Aquí queremos profundizar un poco en lo que fueron estas organizaciones juveniles y el importante rol que tuvieron durante la dictadura de Adolf Hitler.

La Juventud Hitleriana era la organización juvenil del Partido Nazi. Nació en los años 20 y desde 1933 hasta 1945 fue la única organización juvenil en Alemania. Para Hitler fue fácil establecer esta organización y dotarla de fuerza. La juventud alemana estaba muy movilizada en organizaciones de todo tipo (religiosas, comunistas, demócratas, socialistas, monárquicos, estudiantiles, scouts, etc.). Los nazis fueron conectando con la juventud a partir de actividades aparentemente carentes de cualquier contenido político. En realidad, había pocas diferencias entre un grupo de scouts y las Juventudes Hitlerianas. Pero en esta organización juvenil además de actividades como acampadas o marchas, se hacía propaganda política e incluso entrenamiento paramilitar. Era una manera de militarizar a la sociedad. También, esta sección juvenil tenía la misión de velar por la obediencia al nazismo en el ámbito de la enseñanza o incluso en el familiar.

La pertenencia a las Juventudes Hitlerianas comenzó a ser obligatoria en 1936. La gran mayoría de los adolescentes alemanes pasaron por esta organización, que llegó a tener millones de miembros. Incluso antes de ser obligatorio, la única manera de hacer determinadas actividades o simplemente de no ser señalado socialmente, era pertenecer a las Juventudes Hitlerianas.

Durante la II Guerra Mundial, las Juventudes Hitlerianas fueron importantes en la labor de reconstrucción de las zonas afectadas por bombardeos aliados y también para otras actividades de retaguardia (vemos a Jojo hacer algunas de estas actividades en la retaguardia, como por ejemplo repartir propaganda o recoger chatarra). Cuando la situación se fue volviendo más complicada durante el desarrollo del conflicto bélico, el nazismo fue reclutando a miembros de las Juventudes Hitlerianas para combatir. Estuvieron presentes en la Batalla de Normandía o en la última línea de defensa de la Batalla de Berlín.

El protagonista de la película que aquí tratamos es miembro de la rama infantil de las Juventudes Hitlerianas, el Deutsches Jungvolk. Si tenías de 10 a 14 años tenías que estar en esta sección. Ahí se practicaban deportes, se hacían campamentos y desfiles. También se adoctrinaba a los niños alemanes en las ideas del nazismo. Durante la II Guerra Mundial la preparación premilitar fue ganando importancia en la formación del Deutsches Jungvolk. E incluso al final de la contienda bélica, fueron utilizados como niños soldado. Una situación que en la película parodian.

Los mitos sobre los judíos

Las fake news no tienen nada de nuevo. La mentira para sostener posiciones políticas de odio es casi tan vieja como el ser humano. De ello saben mucho los judíos, que han sido sometidos colectivamente a todo tipo de campañas de difamación. Desde la Edad Media hasta nuestros días corren una barbaridad de teorías conspirativas que representan a la comunidad judía como un grupo secreto de seres con intereses perversos que deciden el destino del mundo. Los responsables de nuestros males.

En el siglo XIX se popularizaron las teorías antisemitas de conspiranoicas. Se les acusaba de querer controlar el mundo a través de su influencia en el sector bancario y el establecimiento del capitalismo. Del mismo modo, en el siglo XX, se les vinculó a la propagación del comunismo y los movimientos revolucionarios. Estas teorías fueron muy importantes en el pensamiento de Hitler, tal como podemos ver en su delirante libro Mi Lucha.

Los nazis estaban convencidos de que los judíos tenían el dominio mundial y que buscaban conservarlo como fuese. Su punto de partida es el libelo antisemita titulado Los protocolos de los sabios de Sion. El nazismo se vería muy influido por ese texto y representarían a los judíos como un gran pulpo que extiende sus tentáculos por todo el globo terráqueo. Incluso llegarían a defender que la intervención de los Aliados en la II Guerra Mundial estaba controlada, desde la sombra, por el judaísmo internacional.

Los protocolos de los sabios de sion
El frontispicio de una edición de 1912 con símbolos ocultos

Jojo Rabbit hace una sátira tremenda de la visión oscura que el nazismo tenía de los judíos. Algo que podemos ver tanto en el libro que nuestro protagonista quiere escribir sobre los secretos de los judíos, como en su relación con la niña semita que está oculta en su casa. Se centra más en los mitos morbosos (estilo de vida secreto o incluso defectos biológicos de los judíos) que en las teorías de conspiración política, que eran las que claramente estaban detrás del odio irracional que los nazis sentían por esta comunidad. Eso sí, a los niños nazis se les adoctrinaba en teorías absurdas contra los judíos que bien pueden ser como las que vemos en la película.

La Batalla Final

No sabemos muy bien en qué periodo está ambientada la película. En algún momento se habla de la derrota nazi en Normandía, que fue en 1944, pero al finalizar la película nos encontramos con una batalla final tras el suicidio de Hitler (1945). Pueden ser errores temporales de la película o que el comentario sobre la derrota en Normandía, que surge en una conversación de antinazis clandestinos, venga con el retraso lógico y normal de la información en esas condiciones. Sea como sea, creo que la batalla final merece un comentario histórico.

No sabemos si es la Batalla de Berlín porque, como hemos dicho, no sabemos dónde suceden los acontecimientos de la película. La Batalla de Berlín fue la última gran batalla europea de la II Guerra Mundial. Comenzó el 16 de abril de 1945 y finalizó el 2 de mayo de ese mismo año. El 30 de abril Adolf Hitler se suicidó junto a otros altos cargos del nazismo. En la película hacen alusión a este hecho.

Al margen de que lo que vemos sea la Batalla de Berlín o no, hay dos cosas que cabría señalar. La primera es una confusión histórica. En la película vemos cómo la ciudad en la que vive Jojo fue ocupada por estadounidenses y soviéticos a la vez. Sabemos que esto no puede ser así. Cuando Hitler se suicidó, las fuerzas Aliadas se pararon junto al Río Elba. Fueron los soviéticos los que terminaron de tomar Berlín. Además, en la película (será casualidad o no) todos los aspectos positivos de la liberación de la ciudad están vinculados a los Estados Unidos mientras que la parte negativa, como los fusilamientos, están protagonizados por soviéticos.

Y la segunda es el uso de niños soldado por parte de Alemania en las fases finales de la II Guerra Mundial. Es algo que, tristemente, sucedió de verdad. El caso más conocido es el de Alfred Zech, un niño de 12 años que fue condecorado por Hitler con la Cruz de Hierro.

La represión y la lucha contra el nazismo

logo comite alemania libre
Logo del Comité Nacional por una Alemania Libre

Otro tema que toca la película es la resistencia al nazismo dentro de la propia Alemania. Jojo es un pequeño fanático nazi, pero su madre es miembro de la resistencia clandestina a la dictadura de Hitler. No solo oculta a una judía en su ático (algo que bien nos puede recordar al caso real de Tina Strobos), sino que además lleva a cabo una actividad de propaganda contra la dictadura. En Alemania había una disidencia amplia, aunque muy disgregada, que se movía en diferentes ámbitos como el religioso (tenemos los ejemplos de Clemens August Graf von Galen o Dietrich Bonhoeffer), el estudiantil (el mejor ejemplo es la Rosa Blanca) e incluso en el militar (en la película mencionan la Operación Valquiria, planificada por Claus von Stauffenberg). Una de las organizaciones clandestinas más importantes en Alemania era el Comité Nacional por una Alemania Libre. Se trataba de una organización de comunistas alemanes conectados con la Unión Soviética que llevaban a cabo actividades de sabotaje y propaganda como las que vemos en la película. Su esperanza era que estas acciones provocasen una revuelta de la Wehrmacht contra Hitler. La movilización de esta organización se intensificó tras el ataque de la Alemania Nazi a la Unión Soviética.

¿Pertenece la madre de Jojo a esta organización? En la película en ningún momento dicen en qué organización milita, aunque sí se la ve repartiendo folletos con el lema “¡Alemania libre!” que perfectamente nos puede recordar a esta organización.

Por supuesto, el régimen nazi tenía todo un aparato de represión para responder a los movimientos disidentes internos. En la película vemos a la Gestapo, la policía política nazi. Fue creada por Hermann Göring en 1933 a partir de la unión de las diversas policías de seguridad de Prusia. La Gestapo tenía una estructura más débil de lo que la gente cree y menos presencia de la que se sospecha. Sin embargo, funcionaba muy bien porque estaba bien coordinada y contaba con las denuncias de muchos conciudadanos que colaboraban con ellos.

Sea como fuere, en la película la Gestapo descubre la actividad clandestina de la madre de Jojo, lo cual dará lugar a su trágico final: ser ahorcada como muchos otros que lucharon por la libertad en Alemania. Tenemos el caso real del Ehrenfeld Group, quienes fueron ahorcados en público sin juicio previo por su actividad de resistencia al nazismo.

El triángulo rosa

Uno de los aspectos mejor logrados de la película es el vestuario. Muchas veces pensamos que el nazismo es un periodo en blanco y negro. Pero en realidad la moda del momento era colorida y alegre, más parecido a lo que vemos en la película que a lo que tenemos en nuestro imaginario colectivo. Sin embargo, el vestuario que lleva en la batalla final el personaje de Sam Rockwell no tiene ningún rigor histórico, pero sí un mensaje oculto muy interesante. El personaje de Sam Rockwell es homosexual y el estridente uniforme de guerra que lleva en la batalla final luce el triángulo rosa.

En España últimamente nos hemos familiarizado mucho con el triángulo rojo que llevaban los presos políticos en los campos de concentración nazis. Pero había otros colores. El rosa se utilizaba para clasificar a los presos homosexuales, los hombres bisexuales y mujeres transgénero. Las mujeres lesbianas, las bisexuales y los hombres transgénero, quienes sufrieron menos persecución, eran identificadas con el triángulo negro (el de los asociales). En el triángulo rosa también se incluían a las personas con delitos sexuales (como la violación o la pederastia). En el campo de concentración la vida del homosexual era muy dura, tratados con dureza por las autoridades nazis y los demás presos (especialmente los kapos).

Tras la caída del nazismo, las condiciones de los homosexuales alemanes no cambiaron mucho en la Alemania Federal. Pasaron de estar en los campos de concentración a ingresar en las cárceles de la nueva democracia. El artículo del Código Penal que consideraba la homosexualidad un delito (el 175) estuvo vigente hasta 1968 en la Alemania Oriental, aunque de facto los actos homosexuales dejaron de ser perseguidos en la década de los 50. En la Occidental se dejó de considerar la homosexualidad un delito grave en 1969, pero hasta 1994 siguieron ingresando en prisión personas por su condición sexual (parece increíble). Las víctimas de esta persecución homófoba siguen luchando hoy por su rehabilitación social y la merecida compensación económica.

En la década de los 70 del siglo XX el triángulo que en su día se utilizó para estigmatizar a los homosexuales se resignificó. Los activistas homosexuales comenzaron a utilizarlo como símbolo de memoria, una forma de rendir homenaje a las víctimas de la represión contra la comunidad LGTB. Se fue convirtiendo en un elemento identitario de la comunidad gay. Una manera de establecer un hilo rosa que une las diferentes fases históricas de la lucha por los derechos de la comunidad LGTB. Dicho homenaje está presente en la película de Jojo Rabit. Un bonito guiño.

Pedro Sánchez Prieto

Pedro Antonio Sánchez Prieto. Graduado en Historia y Máster en Investigación y Estudios Avanzados en Historia por la USAL.

Añadir comentario

Haga click para publicar un comentario

Colabora con nosotros

Tú también puedes formar parte de este proyecto. Si tienes alguna propuesta para publicar en nuestra web, ponte en contacto con nosotros.