Stroessner: La caída del gran dictador

Golpe de Estado 1989

Si hay una persona que ha marcado la segunda mitad del siglo XX en Paraguay, ese es Alfredo Stroessner. Este militar gobernó de manera autoritaria su país desde 1954 con el apoyo del Partido Colorado y de los Estados Unidos, que por entonces le consideraba un buen aliado en contra del comunismo. Su gobierno, basado en el fraude y la falta de competencia electoral, duró casi 35 años. Es el mandatario suramericano que más ha durado de manera ininterrumpida al mando de un país. Para encontrar a alguien más longevo que él en el cargo en América Latina, tenemos que irnos a Fidel Castro (quien cambió la historia de Cuba y dejó un legado del que ya hemos hablado en esta página). Sin embargo, Stroessener terminó por caer y lo hizo, paradójicamente, a manos de aquellos que le auparon al poder. Tanto Estados Unidos, como una parte importante del Partido Colorado, incluso el ejército encabezado por su consuegro (el General Andrés Rodríguez), le traicionaron. Cayó un titán y Paraguay entró en un periodo demoliberal y constitucional que llega hasta el día de hoy. Preparaos, porque hoy en Conquista la Historia hablamos del Golpe de Estado a Stroessner de 1989, la conocida como Noche de la Candelaria.

Dictador Stroessner
Alfredo Stroessner, dictador de Paraguay (1954-1989)

Un régimen decadente

El de Stroessner era en 1989 un régimen decadente. Su imagen era cada vez más impopular. El país vivía una crisis económica y el gobierno tan solo sabía reaccionar ante el descontento popular con la represión. Ese autoritarismo supuso una violación sistemática de los Derechos Humanos que se cebó con militantes católicos e incluso con miembros del propio Partido Colorado. Además, el contexto continental jugaba en su contra. Dictaduras militares como la de Brasil, Uruguay o Argentina ya habían caído. El tiempo de los gorilas había terminado y América Latina vivía un periodo de expansión de las democracias liberales.

Bandera Partido Colorado Paraguay
Bandera del Partido Colorado de Paraguay

Las dos consecuencias más graves de esta pérdida drástica de popularidad de quien había sido dueño y señor de Paraguay fueron la enemistad con la Iglesia Católica y la ruptura del Partido Colorado (el partido oficialista, al cual pertenecía Stroessner). Los fieles a Stroessner, los llamados “militantes”, terminaron por hacerse con el partido y purgaron (por no decir que reprimieron) a sus detractores, conocidos como los “tradicionales”. Stroessner ganó el partido, pero el partido que se quedó estaba roto. En el futuro sufriría las consecuencias de la explosión del Partido Colorado.

El Golpe Militar

Con esta situación no tardó en hablarse de la posibilidad de un Golpe de Estado. Stroessner era incapaz de creer que el ejército se levantaría contra él, que era militar. Menos aún que lo haría liderado por el general Andrés Rodríguez, una de las personas más poderosas del país, unido por lazos familiares al dictador. No quiso saber nada de los rumores que apuntaban a estas posibilidades.

Andrés Rodríguez
Andrés Rodríguez, general y político paraguayo

El Golpe se ejecutó el 2 de febrero de 1989. Los militares tomaron algunas ciudades y en Asunción redujeron a los partidarios de Stroessner (con heridos y muertos, casi todos ellos militares o policías). Stroessner no tuvo más remedio que entregarse a los golpistas cuando vio que no tenía ninguna posibilidad de ganar el pulso. Bajo la custodia de los militares firmó un escueto texto donde anunciaba su renuncia.

Para sorpresa de Stroessner, quien encabezó el Golpe fue Andrés Rodríguez. Incluso cuando el Golpe ya se había ejecutado, Stroessner era incapaz de creer que su socio y consuegro le hubiese traicionado. Pero no solo eso, el Golpe tuvo el apoyo tanto de aquella parte del Partido Colorado que él había purgado como de los Estados Unidos. La Iglesia Católica no tardó en reconocer la legitimidad del levantamiento militar. Stroessner estaba acabado, los suyos le habían abandonado. La incertidumbre que quedaba por despejar era si el nuevo gobierno de Andrés Rodríguez era un “quítate tú que me pongo yo” o suponía de verdad el inicio de una transición política a la democracia.

De la dictadura a la democracia

Andrés Rodríguez fue fiel a su palabra. Creó un gobierno, compuesto por colorados tradicionalistas, cuyo único objetivo era convocar unas elecciones. Durante los apenas tres meses que duró este gobierno transitorio se suspendió la ley marcial, se derogó la pena de muerte y se legalizaron los partidos políticos de la oposición. Después de esto, Paraguay estaba preparada para sus primeras elecciones realmente democráticas tras años y años de dictadura.

Los colorados salieron victoriosos de esta contienda electoral y marcarían la vida política del país hasta caer ante una plataforma amplia de centro-izquierda liderada por el ex obispo Fernando Lugo. Todavía hoy sigue siendo la principal fuerza política del país. Stroesner murió hace catorce años en Brasil, donde se le exilió (se consideraba peligroso que permaneciese en el país aún siendo preso).

Paraguay vio caer al dictador a manos de aquellos que le apoyaron. Quien te puso te quita. A veces pensamos que las dictaduras son algo eterno, pero en realidad los dictadores son un producto de aquellos actores políticos que le apoyan. Stroessner era un gorila militar apoyado por un partido muy fuerte y por los Estados Unidos. Cuando Estados Unidos vio que Stroessner ya no era un “hijo de puta útil” se lo quitó de en medio.

Pedro Sánchez Prieto

Pedro Antonio Sánchez Prieto. Graduado en Historia y Máster en Investigación y Estudios Avanzados en Historia por la USAL.

Añadir comentario

Haga click para publicar un comentario

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Colabora con nosotros

Tú también puedes formar parte de este proyecto. Si tienes alguna propuesta para publicar en nuestra web, ponte en contacto con nosotros.